Ruggi fem: Las Vikingas

Resultado de imagen para vikingas rugby

DAME PELOTA

Son Vikingas, el equipo de rugbi femenino que entrenan en el club GEI. Las nuclea la Unión de Rugbi de Bs. As., que depende de la Unión Argentina de Rugbi, donde también están Los Pumas. Hay 16 equipos femeninos en Buenos Aires. Este fin de semana compitieron en un torneo que se realizó en Entre Ríos y salieron campeonas. Es la primera vez que en el torneo incluyen equipos femeninos, por eso se las ve contentas y adrenalínicas.

 

Me siento en un tronco, bajo la sombra, frente a una mesa de madera y una chica menuda y  tímida, con sonrisa triste, me saluda. Se llama Grisel. Oigo una chicharra que no para de cantar. Destapo mi gaseosa y me entra un whattapp, es Mottu, dice que está estacionando el auto. Levanto la vista y la veo. Empiezan a llegar las otras chicas. Sofía, Mariana, Florencia, Agustina, Johana y Sabrina. Se sientan en la mesa, bajo el árbol, y no paran de contarme cosas. La que lidera la conversación es Mónica Mottura, de 50 años, divorciada, sub capitana del equipo.

 

Inicios

Hay jugadoras que acaban de incorporarse y otras que fundadoras que están desde sus inicios, desde el primer partido en el 85. Iban a un colegio de monjas y se enteraron que en ALUMNI había un equipo de rugbi femenino, pero no tenían contra quién jugar. Llegaron a tener 30 chicas, ahora son 15. Se llaman Vikingas porque andaban con el pelo rojo y con trenzas. Me cuentan que ahora hay otro equipo de rugbi femenino, uno universitario de José C. Paz, que también se llaman Vikingas, y que son unas atrevidas. Repiten tantas veces la palabra atrevidas y se ríen tanto, que pareciera que les gusta que haya otro equipo con su nombre, como en espejo. Les hicieron partido a “las atrevidas” y les dejaron en claro quiénes eran ellas y quiénes “las atrevidas”. Hablan del prejuicio y el machismo como algo naturalizado, algo que pareciera estar acostumbradas a hablar.

J: A pesar que se pide paridad de género, que se aprobaron un montón de leyes… Lo que tiene que cambiar es la cabeza de la gente común, nosotras no.

M: Si estás de novio con alguien y le decís que jugas al rugbi te dicen que estás loca, que te vas a lastimar- Me asombro cuando me dice que la jugadora que está al lado es su hija. Su hija me mira y se ríe- No todo es un desastre, que te golpeo y te tiro. No- dice enojada- Se entrena. Hay una técnica. Te podes lesionar como en cualquier deporte.

J: Hay gente que te dice, ¿al rugbi? Deporte de hombres…

 

¿Y qué le dicen ustedes?

  • G: Todo deporte tiene masculino y femenino.
  • S: No es un deporte violento, como muchxs creen.
  • M: Es el machismo… Porque somos mujeres tenemos que jugar con muñecas. ¿Desde cuándo?
  • G: Te dicen que juegues al hándbol.
  • Yo siempre trepaba a los árboles, jugaba a la pelota…
  • El machismo es de la mujer cuando dicen que es un deporte de hombres. Muchas mujeres no lo ven como una posibilidad. No nos podemos dedicar a full porque es amateur. Gastas plata para entrenar, la ropa, la alimentación, el gimnasio.
  • Pero eso es para el hombre como para la mujer, boluda.
  • Cada vez se hace más profesional y hay que entrenar para no quedarse.
  • Ella es Chicha, la sub capitana…
  • Siempre hay alguna lesionada… Pero las chicas nuevas siempre son bien recibidas.

 

 

¿Por qué eligieron el rugbi?

  • La rudeza.
  • Te golpeas. Te levantas. Eso me gusta.
  • Meter un buen tacle.

 

Son entrenamientos fuertes. Eso les gusta…

  • Sí. ¿Queres que te mienta?
  • Yo no me veo haciendo yoga.
  • Es raro que veas una jugadora de rugbi tranquila.
  • Como somos acá somos en la vida. Somos minas que no pasamos desapercibidas por la vida. Somos aguerridas, de armas tomar…
  • Todas con carácter, eso acá te doma. Te enseña a que tengas que cerrar el orto.
  • Es un desafío físico y personal.

 

 

¿Hay algún tipo de bautismo?

Las agarramos y les teñimos el pelo…

 

 

¿Qué requisito tienen que tener para entrar?

  • No importa el peso, la altura, el color del pelo, el gusto sexual. Nada. Ganas de jugar y aprender. Ganas de divertirse.
  • Chicha (Vittorio), que es la que se acaba de ir, como vive sola, tiene 26, es la que aloja a las otras. Las chicas van siempre a su casa. Se quedan a dormir.
  • Convengamos que hay algunas que viven lejos.
  • Como ella que viene desde Las Heras.
  • Antes, en Las Heras había rugbi femenino, ya no.
  • Ella viajo 4 horas. Dos para venir y dos para volver.
  • Pero es lindo. Vale la pena.
  • Chicha les da alojamiento…

 

 

¿Son todas tortas?

  • No. Hay de todo como en todos lados. Tiene que haber diversidad. Hay lesbianas, pero también hay héteros.
  • Sobre gustos…
  • A cada una le gusta lo que le gusta…
  • Imaginate…
  • No necesariamente por jugar al rugbi sos torta, ahí aparece otra vez el prejuicio. ¿Si hay en el equipo? sí, hay, claroooo- Miro la oreja de una jugadora y veo un arito con la bandera del arco iris.
  • A mí me gusta el código del deporte y la sexualidad me da lo mismo.
  • Imaginate lo que era para nosotras jugar al rugbi hace 30 años. Salíamos de la dictadura militar y luchábamos contra eso, contra esta cultura machista; y hubo un par de años que no se hizo nada en el femenino. Paramos dos años y hace 13 que volvimos.

 

¿Se armó alguna parejita en el equipo?

  • Y, alguna se arma…

 

Ustedes que hablan de prejuicios. En los vestuarios no aparece esa cosa de “la hétero” que tiene miedo que “la torta” le mire las tetas…

 

  • No, sino no podes jugar.
  • Hay respeto por el otro. Nadie invade el espacio.
  • Las más chicas al principio tienen vergüenza, pero después… Después…
  • Es el pudor.
  • A mí me pasó también. Imaginate, yo tengo 49 y ella 22. No es lo mismo su cuerpo que el mío… Pero cada una hace sus cosas… A las más chiquitas quizás les impacte eso.

 

Género

Si viene una trans, ¿la dejan jugar? Pregunto esto porque hubo un equipo de fútbol gay que les costó admitir a unx travesti. Decían que era un grupo de machos gay, si ella era mujer como decía que se buscara un equipo de mujeres…

  • Sí. No sé cómo sería a nivel competencia.
  • El discriminado es discriminador, eso es típico.
  • La verdad es que nunca nos pasó, pero nos gustaría.
  • Pasamos tanto tiempo luchando por la igualdad, que… la verdad, no estaría bueno discriminar.
  • Estaría bueno una trans…
  • A nivel unión de rugbi creo que habría problemas… No nos dan pelota, pero para hincharnos las bolas, seguro que pondrían algún pero…
  • No están nunca peo para eso seguro que van a estar.

 

¿Por qué piensan eso?

  • Y… porque no les gusta que haya equipos de mujeres.

 

¿Y si algún chico quiere incorporarse al equipo, lo dejan?

  • Tienen los equipos masculinos ellos…
  • Hay diferencias físicas que no podemos negar, por más que entrenemos iguales que ellos. Al ser hombre, fisiológicamente, tenes otra fuerza, distinta.
  • No podemos negar eso.

 

¿No estás siendo machista?

  • ¿Vos preguntas por qué no hay mixto?
  • Hay un tema fisiológico.
  • Nosotras entrenamos con los hombres, con los pibes, con los veteranos, pero no podes competir con ellos, porque hay un tema fisiológico; no de discriminación.
  • No somos iguales. Son diferentes capacidades que tenemos.
  • A veces entramos en calor juntxs, pero sí, es distinto.

 

Tengo que hacerles una pregunta que no me gusta mucho, pero…

  • ¿Qué? ¿Cómo nos cuidamos las tetas?

 

No, pero está buena la pregunta…

  • Algunas, las que tienen, se ponen dos corpiños o uno; y las que no, no. Cuando éramos chicas nos vendábamos, nos fajábamos; para cuidarnos de los golpes. Hemos tenido moretones, pero lo mismo les pasa a ustedes cuando juegan al fútbol, no me jodas… Un codazo pasa.
  • Nos podemos agarrar de los pelos afuera, pero…

 

¿Son muy peleadoras?

  • Somos mujeres (eso es machista) y somos temperamentales.
  • Y hay mucho ego.
  • Nosotras ya lo pasamos eso de pelearnos, ahora les pasa a los equipos más nuevos.
  • Nos hemos recontra agarrado a trompadas. Pero somos un semillero, porque de acá salieron… la capitana nuestra, Patricia Fusco juega en la Selección Nacional.
  • Yo me desgarré acá. Me cagué el menisco, pero seguimos adelante. No podía caminar y jugué igual.
  • Yo hablo mucho. Puteo bastante…
  • Ella, con el afán de querer alentar, grita demasiado.

 

 

Autor: Rodolfo Soto

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *