Consejos de seguridad

Resultado de imagen para asaltando a ancianas

Consejos de Seguridad

El Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires implementó un programa de consejos de seguridad para personas de edad avanzada para prevenir robos, estafas y cómo actuar ante estas situaciones.

CÓMO PREVENIR ROBOS AL COBRAR LA JUBILACIÓN O PENSIÓN

  • Procure ir acompañado por alguien de confianza.
  • Cuente su dinero dentro del banco, sin exhibirlo, y guárdelo en un lugar seguro.
  • No lleve bolsas ni paquetes, tenga las manos libres y preocúpese sólo de su cartera o billetera.
  • No acepte regalos, transporte, ni alimentos de personas que desconozca.
  • Evite caminar por sectores solitarios y nunca entregue información personal.
  • Utilice cajeros automáticos que estén en el interior del banco y / o que se puedan cerrar desde el interior.

PARA EVITAR ESTAFAS Y ENGAÑOS

  • Tenga cuidado con  llamadas que ofrezcan premios o beneficios sospechosos.
  • No divulgue su situación económica a desconocidos, ni comente si vive solo o acompañado .
  • Nunca entregue bienes o dinero, ni llevarlos algún lugar que le solicite un  desconocido.
  • Desconfié de las llamadas que alerten sobre un presunto accidente a un familiar.
  • No permita ingresar a desconocidos a su edificio o a su vivienda.
  • Pida identificación personal,  credencial o ambas.

CÓMO CUIDARSE EN LA VÍA PÚBLICA

  • Sea precavido con las personas extrañas que se nos acercan, sobre todo las que intentan captar nuestra atención exageradamente.
  • Si accede a dar una dirección o explicación a alguien, nunca le de la espalda.
  • Guarde el dinero en los compartimentos interiores del bolso sin dejar billeteras o teléfonos celulares a la vista.
  • No lleve a la vista relojes o alhajas.
  • Al caminar por la calle lleve el bolso bien cerrado y pegado al cuerpo para evitar tirones.

CÓMO CUIDARSE EN LA CASA

  • No abra la puerta a desconocidos: observé a través de la mirilla y pase la cadena antes de abrir.
  • No deje ingresar a vendedores sin identificación.
  • Cierre con llave la puerta siempre que salga de casa.
  • Cambie la cerradura al instalarse en una vivienda nueva, al habilitar una casa alquilada anteriormente, tras reformar su casa y cuando se pierdan las llaves.
  • Si tienen ventanas accesibles desde el exterior, manténgalas siempre cerradas e instale rejas si es posible.
  • No deje objetos de valor cerca de las ventanas.
  • Si el ladrón ya está dentro de casa no se resista, trate de memorizar sus rasgos y llame al 911.
  • Si llega a su casa y encuentra la puerta forzada o abierta, no entre ni toque nada. Comuníquelo a las autoridades.

¿Nueva policía?

Resultado de imagen para nueva policíaLaboratorio de la Policía Científica de la Ciudad
El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta junto al ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, presentaron el nuevo equipamiento e instalaciones para la División de Policía Científica de la Policía de la Ciudad.

Esta tarde, en las instalaciones de la Policía Científica de la Ciudad ubicada en el barrio de Retiro, se formalizaron las reformas realizadas en el edificio como así también los equipos tecnológicos que se incorporaron con el objetivo de optimizar  las tareas en las que trabajan los efectivos.

De la recorrida por la División, ubicadas en Presidente Ramón Castillo 1720, participaron el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo; el Secretario de Seguridad, Marcelo D’ Alessandro y el Subjefe de la Policía de la Ciudad, Carlos Kevorkian.

Tras observar el nuevo equipamiento, el Jefe de Gobierno destacó  que “es un orgullo ver la tecnología” y señaló que “estamos dotando a la Policía de la Ciudad de la mejor tecnología de punta qué hay en el mundo para poder ser más eficaces y eficientes con las investigaciones”

Por su parte, Martín Ocampo detalló que estos laboratorios tienen “tecnología de punta con las últimas herramientas para la investigación científica para combatir el delito”.

El Ministro de Justicia y Seguridad porteño destacó que se trata de “una herramienta de colaboración continua para la justicia para desentrañar en forma forense todas las investigaciones que a la Policía de la Ciudad se le requieren”.

El jefe de Departamento de Laboratorio Químico de la División Policía Científica de la Policía de la Ciudad, Comisario Mayor Luis Rodríguez explicó: “Este laboratorio está considerado como uno de los mejores de Latinoamérica y a nivel nacional es el más equipado con tecnología de punta, ya que poseemos instrumental único en el país que fue adquirido especialmente para el trabajo de la Policía de la Ciudad” y agregó: “Nuestro personal trabaja las 24 horas, todos los días del año y tenemos guardias para cualquier tipo de hechos graves, dolosos, violaciones, homicidios, robos, drogas y disparos de armas de fuego”.

Se incorporaron 5 detectores portátiles TRUNARC de estupefacientes, sustancia de corte y precursores químicos, que identifica con certeza todos los productos prohibidos de las listas del SEDRONAR; además cuentan con un detector portátil GEMINI que permite identificar más de 16.000 sustancias presentes en su base de datos interna y que puede ser trasladado a operativos y allanamientos por drogas.

La fuerza cuenta con un Sistema de Visión Espectral de última generación que diferencia los distintos tipos de manchas de naturaleza biológica (sangre, semen, saliva, etc.) como también restos de deflagración como pólvora, filamentos pilosos y fibras entre otros elementos.

Es el único laboratorio que cuenta con un Microscopio biológico invertido para la utilización en el área del ADN y otro Microscopio de Barrido Electrónico para determinar si existen restos de pólvora. A su vez cuenta con un Microscopio de Comparación de trazas que permite buscar la relación entre dos elementos y un Microscopio Infrarrojo para identificar infinidad de sustancias.

Por último, el laboratorio tiene un Equipo de Mesa Rayos X que identifica los elementos de la tabla periódica, Lupas Estereoscópicas  de última generación, microscopios biológicos, Sistema de Cromatografía Gaseosa y Masa Portátil.

La nueva película de Armando Bo

Resultado de imagen para armando bo 2017

Un ex salón de fiestas, ubicado en Asamblea al 1600, en el porteño barrio Parque Chacabuco, se transformó en un importante estudio de cine, donde se filmaron varias películas y siguen con rodajes y actores reconocidos. Actualmente se está filmando la película de Armando Bo, llamada por ahora Animal; se por eso que los vecinos del barrio no paran de asombrarse al ver autos caros, cuadras llenas de autos y micros con servicio de catering, cables que salen de los trailers que generan electricidad propia, y desfile de actores famosos y otros no tanto. La película se estaría estrenando en mayo del 2018 y uno de los protagonistas es Guillermo Francella, otra vez sin su frondoso bigote, y Carla Peterson, con el pelo más castaño que rubio. Podría decirse que la locación es fastuosa, con parque, palmeras, dos piletas, cancha de pádel, cancha de bowling y una sucesión interminable de barras que ofrecen un amplio catálogo de botellas. Como si el dueño de este lugar que desde hace un tiempo se alquila para filmar hubiera sido un jeque árabe. O dos. O tres. O cuatro. Una sociedad de millonarios con un propósito bien claro: que el placer no se acabe.

Al matrimonio “de clase media marplatense” que en la ficción interpretan Francella (Antonio) y Peterson (Susana) no se los ve del todo a gusto con la celebración. Están tensos. Son “muy amigos” del cirujano plástico pero queda claro que tienen otros intereses, y si fuera por ellos, más austeros, más discretos, más sobrios, evitarían los globos dorados y la torta con forma de pechos inyectados con siliconas, entre otros detalles de la ambientación.

“Corten”, pide Armando Bo, el director de la película, que va y viene con entusiasmo por el set. Los rulos, similares a los de Guga Kuerten, le rebotan en la cara. Conforme con lo que se acaba de filmar, se acerca a Francella y le acaricia la espalda.

Ahí, los 60 extras, que están vestidos de gala, aprovechan para descansar: se sientan en sillas o directamente en el suelo, fuman, conversan entre ellos, toman agua. Algunas de las mujeres se sacan los zapatos de taco alto y se masajean los pies.

En una de las habitaciones del primer piso, en la que se destaca una mesa con frutas, nueces y medialunas, Patricio Álvarez Casado, uno de los productores de la película, sigue en dos monitores la escena que se acaba de filmar. Lo acompaña su socio, el Chino Fernández, que en su momento fue una de las figuras infantiles de Jugate Conmigo y por estos días se luce detrás de cámaras.

“Y ahora… ¡todos a emborracharse!”, dice a los gritos Marcelo Subiotto, en el rol de Gabriel Hirtz, un cirujano plástico que, como parte de la inauguración de su nuevo centro de estética, ha organizado una fiesta opulenta. Como un político en pleno discurso de campaña, y acompañado por su mujer (Gloria Carrá), Subiotto les habla a los invitados al incipiente jolgorio desde lo alto de una terraza. Para darle mayor carnadura a su personaje, el actor que viene de destacarse esta temporada en Parias, en el Teatro San Martín, también sufrió una modificación capilar: su pelada ha sido cubierta por una peluca imponente, un quincho colosal que, en la frente, desemboca en un corte a dos aguas.

“Todos a sus posiciones”, ordena ahora Armando Bo, siempre amable. Con bermudas y remeras de Los tres chiflados, los técnicos acomodan luces y micrófonos. La idea es filmar la misma escena del inicio de la fiesta pero desde otro plano. Como si fuera otro de los invitados, aparece Guido Süller y se ubica cerca de la pileta. Difícil que su papel sea digno de un Oscar: no habla, a lo sumo tomará con una pajita algo de agua saborizada, de color similar al Campari.

Por la calle Asamblea pasa una ambulancia. El sonido de la sirena obliga a interrumpir la escena. “Esperemos un minuto”, sugiere Bo. De chaleco y moñito, el extra vestido de mozo que se disponía a avanzar con una bandeja de canapés se frena abruptamente. Se rompe una copa. Un asistente recoge los vidrios.

“Ahora sí, vamos de nuevo”, arenga el director. Vestidas como enfermeras, tres mujeres tocan en vivo una pegadiza melodía de swing. El grupo, formado por un contrabajo, un trombón y una guitarra, suena afianzado y obliga a mover la patita.

Se nubla. “Para no perder la continuidad”, la escena se vuelve a interrumpir. Una maquilladora aprovecha para retocarle el mentón a Guido Süller. Dos minutos después, sale el sol. “Dale, lo hacemos esta vez y terminamos”, señala Bo, optimista. Dicho y hecho.

El rodaje, que arrancó a las 8 y terminará a las 20, es intenso. Y cansador. Llega la hora del almuerzo, un bucólico entretiempo bajo los árboles del parque de la casa. Francella, Peterson, Subiotto y Carrá comparten la mesa principal. Comen carne, fideos, quinoa.