La defensoría del pueblo tiene nuevas autoridades

En un acto en la sede en la institución, Alejandro Amor asumió su segundo mandato como Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. También tomaron posesión de su cargo como Defensores del Pueblo adjuntos Bárbara Bonelli, Silke Mayra Arndt, Paula Andrea Streger, Carlos Palmiotti y Arturo Pozzali. Los seis estarán al frente de la institución durante el período 2019-2024. n primer lugar recibieron una distinción los Defensores del Pueblo adjuntos con mandato cumplido María América González, José Palmiotti, Oscar Zago, Claudio Presman, Lidia Saya y Gabriel Fuks. También fueron reconocidos Antonio Cartañá (titular de la Controladuría General Comunal, antecesora jurídica de la Defensoría del Pueblo), Alicia Oliveira (primera Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires), Alejandro Nató y Alicia Pierini. Asimismo, se recordó al recientemente fallecido juez José Casás.
A continuación y ante un salón colmado por la presencia de funcionarios locales, legisladores porteños, integrantes de organismos de derechos humanos y personal de la casa recibieron su diploma de designación por parte de la Legislatura porteña como Defensores del Pueblo adjuntos Bárbara Bonelli, Silke Mayra Arndt, Paula Andrea Streger, Carlos Palmiotti y Arturo Pozzali, y el Defensor del Pueblo Alejandro Amor, quien agradeció al personal de la institución por la tarea que realiza cotidianamente y se comprometió a seguir trabajando por la defensa, protección y promoción de los derechos de quienes viven, trabajan, estudian y transitan por la Ciudad. “En la Defensoría escuchamos y nos hacemos cargo de cada reclamo que recibimos porque entendemos que los problemas no son ni chicos ni grandes, tienen la dimensión e importancia asignadas por las personas que los padecen y por lo tanto merecen toda nuestra atención”.

Semen express

Semen exprés

En Mercado libre se vende semen porcino desde 80 pesos, pero en Cryos international https://dk-es.cryosinternational.com se consigue semen humano a la carta. La vieja fábula del origen de los bebes, que los traen una cigüeña, de París, fue modificada. Ahora una de sus piezas para armar viene de Dinamarca y se encarga por Internet. El delibery de semen que provee la empresa Cryos ya tiene compradorxs argentinxs y latinoamericanos.

Para Lindsay Peterson y Melanie Marcus (la pareja de lesbianas de Queer as folk) quedar embarazadas fue traumático, la primera y la segunda vez: No encontraban el donante y cuando lo encontraron la ortopedia del lugar lo inhibía sin poder acabar, porque la infraestructura no estaba preparada para que el donante sea gay ¿Cómo calentarme con revistas heteros?,  se preguntaba enojado Michael. Hasta que, finalmente, Lindsay insemina a su amada Melanie con el semen de Michael en su casa.

Cameron y Mitchell, en Modern family adoptan a su hija Lily, buscan un vientre de alquiler para tener un segundo hijo (después de muchos intentos fracasados)

Según el Instituto William, alrededor de unos 3 millones de personas que pertenecen a la comunidad LGBT fueron padres, y unos 6 millones de niñxs tienen un padre LGBT en Estados Unidos; no se conocen cifras en la Argentina.

La práctica de fertilización asistida, Ley Nº 26.862, vigente para las instituciones públicas y privadas (48 habilitadas) en diferentes provincias de nuestro país, se vuelve un dolor de huevos y ovarios: el trámite parecería no terminar más, deambulando como una pelota de ping pong de un escritorio a otro. La cara de la empleada pública de Gasalla se reproduce hasta el infinito; las parejas desisten y eligen inician un tratamiento privado, invirtiendo $200 000 para empezar. La técnica es invasiva y los resultados no están garantizados. Frente a estas dificultades surgió la auto inseminación casera como una forma alternativa de alcanzar la fertilización, en un lugar apropiado y con su pareja.

Ole Schou, director de Cryos, declaró que un gran porcentaje de sus clientes es gente de la población LGBT. La industria del semen danés está satisfaciendo la creciente demanda de solteras y lesbianas. “Tenemos una ganancia anual de 3 millones de euros y la demanda aumenta cada año”, declaró Schou. Están negociando abrir una franquicia en Venezuela y expandirse hacia otros países de América, incuso abrir el negocio y exportar semen de Sudamérica hacia Europa.

Dinamarca se ha convertido en una potencia exportadora de semen. En su lista de clientes hay 60 países, entre ellos Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Cryos International tiene el banco de semen más grande del mundo, cuenta con 65.000 mililitros (65 litros) de esperma, provee a 500 clínicas de fertilización en todo el mundo, y en diciembre cumplirán 30 años en el mercado. “Para nosotros es fácil atraer donantes, que podemos exportar”, le dijo Ole Schou, director del banco de semen danés a BBC. Cryos paga 20 dólares a los donantes por cada eyaculación.

El auge de la empresa danesa se debe a las condiciones de su legislación, mucho más liberal que la británica, que permite al niñx conocer a su progenitor biológico una vez cumplido los 18 años. 20.000 niños fueron concebidos debido a las exportaciones de esperma danesa. “Tenemos alrededor de 2.000 embarazos cada año”, declaró Schou a BBC.

BB a la carta

Se puede seleccionar el perfil del donante, que en todos los casos son anónimos, desplegando el menú del site; al pinchar color de ojos aparece: verde, celeste, azul-verde, y las opciones llegan hasta el marrón, no hay ojos negros. Color de piel. Altura. Raza (africano, asiático, caucásico, oriente próximo, hispano). Peso. Etc. Pueden aparecer hasta 900 donantes que coincidan con el perfil solicitado. Se pueden ver fotos del donante cuando era bb, leer un test psicológico acerca del manejo de las emociones, y hasta escuchar su voz. El semen llega a las 24 hs al domicilio del consumidor y el costo ronda los 40 mil pesos más el envío del semen.

Cryos no es la única empresa que comercializa semen y alquila vientres. El site español www.co-padres.net se promociona como “Encuentra ahora tu donante o una Co-Parentalidad”. La búsqueda es gratuita y los donantes de semen son de España, México, Argentina, Colombia, Chile, Venezuela o cualquier otro país de América Latina. Co-padres, además de contar con otro perfil de los donantes, ponen en contacto a estos con las  mujeres que desean quedar embarazadas.

La inseminación puede ser casera o natural, es decir, manteniendo una relación sexual. Algunas prefieren dejarse penetrar a ser invadidas en un tratamiento clínico.

Made in Argentina

El doctor Roberto Coco, director de Fecunditas, centro de medicina reproductiva declaró: “En Argentina hay pequeños bancos de semen que sirven para abastecer a las interesadas, pero no para la exportación”. El tema de la exportación refiere al anonimato del donante. Si éste vende su esperma en la misma región varias veces y se producen distintas inseminaciones, el riesgo que lxs hijxs puedan encontrarse es alto; y la base de este método se sostiene en el anonimato del donante. Cuando los donantes pertenecen a otro país, este riesgo desaparece. Las exportaciones de semen, provenientes de Dinamarca, propagan la genética caucásica: piel blanca, ojos azules y cabello rubio. Lo paradójico es que estas características raciales, que en su origen fueron los precursores de una heteronormatividad pronunciada al servicio del estado productivo, se revitalice evitando la diversidad del propio consumidor que pertenece a una sexualidad no convencional.

Para muchas parejas, la donación de semen es una solución a su problema de fertilidad. Para otrxs, un negocio, para un grupo reducido un problema ético que nos permite pensar hacia dónde vamos, pero también abre la posibilidad de pensar a la adopción como una alternativa genuina, menos narcisista y más carismática frente al deseo de la paternidad.

Lamentablemente la discriminación e ignorancia no se acaba y deja consecuencias

Natalia Lazarte, después de la sanción de La Ley de Identidad de Género, en el 2012, fue unx de lxs primerxs en Tucumán, provincia donde nació y reside, en obtener su nuevo DNI. Esto le permitió jugar en la Asociación Tucumana de Hockey como una chica más, vestida con la indumentaria  del club: musculosa, minifalda, medias, zapatillas, y el palo de hockey. Pero en el 2014 cuando tuvo que renovar la ficha de inscripción empezaron los peros y detrás de ellos la discriminación, que no fue encubierta, pero silenciosa. No había palabras para explicar la exclusión de Natalia por parte del club. Natalia preguntaba una y otra vez por qué, y ante el peloteo de ver a uno y a otro, y la continua respuesta de “volvé mañana”, mandó notas a mano (que nunca le contestaron) hasta que finalmente recurrió a los Tribunales para entender porqué la rechazaban.

Cuando ibas a ver qué pasaba ¿qué te decían?

Jugué un año en un equipo que se llamaba Corsarios. Después quise volver a ficharme y la Asociación Tucumana de Hockey no me quiso de nuevo; entonces dije voy a mandar notas. Mandé notas y no hubo respuesta, nunca. Esperé, esperé, esperé y nunca hubo respuesta, hasta que decidí hacerles juicio.

¿Por qué crees que te negaron el acceso?

La Asociación sabía que yo era trans, y no pusieron ninguna piedrita en el camino. Después, una persona denunció esto y a razón de eso, al año siguiente, no me dejaron hacer el fichaje por ser trans.

¿Cómo es ser trans?
Yo me denomino trans porque soy una mujer trans, ¿entendes? No mujer para la sociedad, pero, para mí soy una mujer. Se dice así para la gente que no entiende; yo me considero mujer, lo de trans es para dar a entender a la sociedad, por eso decimos que somos trans.

¿Por qué ese señor te denunció? ¿Le molestaba que unx trans jugara en el equipo?

No sé, puede ser que atraiga más hombres que mis compañeras. Tenía otro físico antes, era mucho más delgada, tenía más cola, qué se yo. Atraía muchos hombres, creo que lo sigo haciendo; hay muchos que no se daban cuenta que yo era trans. En la sociedad estaba todo bien, me cagaba de risa de muchas cosas…

¿De qué te reías?

Que muchos chicos no sabían que yo era trans y me presumían. Yo me reía de eso, porque me gustaba. Pero volviendo a tu pregunta no entiendo qué le habrá molestado de mí para que no me dejen jugar. Porque en relación a lo físico no hay ventaja de nada. Las leonas, que juegan en otro equipo ¿son ventaja porque tienen un cuerpo diferente? ¿Y las que tienen un golpe diferente o un barrido distinto? ¿son ventaja? Entonces hay ventaja de acuerdo a como jueguen, a como entrenen; no por ser o no ser trans. Una vez, un chico con el que estuve, que no se había dado cuenta que yo era trans, me dijo que no sabía reaccionar ante esto, pero accedió para ver qué pasaba; y seguimos saliendo. Con los dos novios que tuve pasó eso. A otros les cuesta decir que les gusta una trans, ¿me entendes?, porque lo único que le gusta es tener sexo; pero otros se ponen en pareja…

¿Cómo eran los entrenamientos con tus compañerxs? ¿Generaste algún disturbio?

En mi club nunca tuve problemas, nunca me negaron entrar, jugar o entrenar. Yo estaba re bien. La Asociación fue la que no me permitió seguir jugando. Las relaciones con mis compañeras eran normales. No me hacían de menos… Usábamos el mismo vestuario y compartíamos todo, dentro y fuera de la cancha; sin ningún tipo de discriminación, ni nada. Éramos un equipo de chicas jugando al hockey, ¿entendes? En mi equipo me amaban, porque les gustaba como jugaba y como soy yo, como persona.  Nos divertíamos, nos hacíamos bromas. Estaba bueno… Jugaba con mis dos hermanas; mis hermanas también juegan. Conflictiva no soy. Me gusta llevarme bien con la gente, por ejemplo con el equipo de las mamis; con ellas me llevo perfecto, también. Nunca me dieron respuesta de nada. Una sola vez me pidieron análisis para ver el nivel de testosterona y me dijeron que había una ventaja física que terminaba siendo deportiva; pero lo que ellos no entienden es que yo no juego sola contra las 11 jugadoras. Yo, soy parte de un equipo, y ninguna chica puede hacer lo que hace un equipo completo. La verdad espero que esto cambie porque… no entienden…. No entienden nada…

Empezaste a jugar al hockey a los 13 años y se interrumpió por este episodio.  ¿Cómo pasaste ese tiempo sin jugar?

Empecé a entrenar a los 13 años, pero como yo no quería jugar con varones, porque desde los 12 soy trans. Apenas salió La Ley de Identidad de Género me inscribí para participar y jugué todo ese año, pero al año siguiente no puede porque me denunciaron por ser trans.

Después que el Juez dictar la sentencia para que te abra de nuevo las puertas ¿Qué pasó?

Estuve un año sin jugar. Me bajoné. Me bajó todo todo todo: la autoestima. Estuve triste. No salía. Tomaba. Tenía otra vida. Nunca me prostituí, pero me juntaba con chicxs que andaban en eso. Salía a bailar todo el fin de semana, hasta que un amigo, José Rodríguez, me invitó a jugar en un equipo que estaba armando en la Liga del Interior. ¿Te prendes?, me dijo, y yo le pregunté si podía jugar.

¿Tuviste que preguntar eso?

Pero no me quedaba otra… Me dijo sí, sí, que no había problema. Entonces empecé con él. Las chicas no cumplían, entonces duró poco; pero me llevó a otro equipo, que es en el que estoy hoy en día, Tucumán TK se llama.

Ahora jugar en La Liga Transgénero del Interior. ¿Te sentís más cómodx ahí?

Apenas llegué me abrieron las puertas, los brazos… Son unxs amores. Me trataron re bien. Me integré a un equipo de chicxs nuevas, donde nunca me dijeron nada. Les gusta que juego limpio y como soy yo; eso, a unx la hace sentir bien.

Trabajas como empleada doméstica…

Del juicio, al no haberlo hecho por daños y prejuicios, no saco nada; solo quería que me dejaran jugar. Yo no tengo ningún beneficio económico de ahí.

Decís que el hockey te ayudó a olvidarte el tema del cambio del sexo, es decir, además de lo deportivo te hace bien como persona.

En mi equipo, Tucumán TK, soy la única; después estoy en el Seleccionado LGBT, ahí somos 9 trans. Yo soy la Capitana del equipo y está muy bueno, como el cambio de identidad, porque ayuda a muchísimas personas (chicas trans- chicos trans), en todo sentido ayuda el deporte. Hoy me siento muy bien, amo el deporte y el hockey me ayuda a integrarme en la sociedad. Hay que aceptar a la gente tal cual es… Nada más.

En febrero el juez en lo civil y comercial N°4 de Tucumán, José Dantur, dictó una sentencia pionera en la provincia y ordenó a la Asociación que abriera sus puertas a Natalia Lazarte. Un mes después de que Dantur dicte la sentencia, la Confederación Argentina de Hockey anunció, como consecuencia de la batalla dada por la jugadora trans chubutense Jéssica Millamán, la admisión de “aquellas personas que cambien el sexo masculino por el femenino y que cumplan con las condiciones fijadas por el Comité Olímpico Internacional”. Pero el motivo del rechazo de Natalia Lazarte, por no haberla dejado ingresar a la afiliación nunca fue explicitado. Tampoco se han acercado la autoridades de la institución para  pedirle las disculpas correspondientes”.

La ciudad según las encuestas

Para muchos vecinos de la Capital, la policía en los barrios, el estado de las calles y las veredas de las casas de sus hogares no alcanza a cumplir sus expectativas. En cambio, los servicios públicos mejor calificados por los porteños, con el grado de satisfacción más alto en promedio, son la cantidad de semáforos y el alumbrado público. Los datos se desprenden de un relevamiento que hizo a fines del año pasado la Defensoría del Pueblo de la ciudad.

El estudio se realizó en noviembre; 3643 vecinos de todas las comunas dieron su opinión sobre ocho ítems que gestiona el gobierno local. Una pregunta se centró en la apreciación personal que tenían las personas de cómo esas prestaciones son brindadas. Para que las valoraciones fueran lo más concretas posibles, los encuestadores hicieron referencia a lo que sucedía en las cuadras y/o manzanas de los entrevistados. La presencia policial fue el servicio con imagen negativa más alta. El 52,3% de los consultados dijo no estar satisfecho con la cantidad de efectivos que suele haber en los alrededores de su vivienda.

La investigación incluyó también una consulta a los vecinos sobre qué relevancia le daban a cada uno de esos servicios, en el sentido de cuánto les aportan en su bienestar cotidiano. Y la presencia de policías tuvo un alto grado de ponderación: casi el 81% de los porteños consideró “muy importante” que haya efectivos en su barrio.

Para unificar ambas variables y evaluar la ejecución de cada servicio en función de cuán importante es para la gente, el equipo de la Defensoría del Pueblo creó un denominado índice de desempeño que surge de una ecuación matemática. De ahí resultó que la comuna 2, que es el barrio de Recoleta, tuvo el peor resultado sobre la cuestión de seguridad. Para los vecinos de esta zona la demanda de policías asume una importancia vital, sin embargo la satisfacción en torno a la cantidad de efectivos es muy baja, fue la conclusión a la que se arribó.

“No es que no haya policías, sino que no son suficientes. Acá hay muchos arrebatos, sobre todo porque se aprovechan de los turistas”, dijo, mientras camina apurada con destino al trabajo, María Elena, de 55 años. Ella vive en Ayacucho al 1100, Recoleta. Al otro lado de la ciudad, en Villa Lugano, también hay quejas sobre la seguridad. “Se ven policías cada tanto. Tiene que haber más. No podemos salir a la calle tranquilos”, reclamó Alicia Altamirano.

La segunda peor calificación la tuvo el servicio de conservación y reparación de calles y veredas. Casi la mitad de los porteños (48,8%) tuvo una imagen negativa al respecto. “De a poco, la seguridad está mejorando, pero el problema son las veredas. No se puede caminar”, opinó Carlos Lucerna, que vive en las inmediaciones de Virrey Cevallos y Alsina, en el barrio de Monserrat, y describió que en ese punto el camino está “destrozado”.

En cuanto al índice de desempeño de ese servicio fue más bajo en las comunas 12 (Saavedra, Coghlan, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón) y 14 (Palermo). Los especialistas a cargo de la lectura de datos consideraron que, probablemente, la insatisfacción en estos barrios no tenga que ver con falta de preservación, sino más bien por las permanentes obras de reparación que generan quejas en esas zonas con mucho tránsito y densamente pobladas.

Adolfo Melaj, que vive en el barrio Vélez Sarsfield, no dudó en calificar de “muy malo” el servicio de reparación de veredas. “Hace como siete años que con mi familia estamos reclamando para que arreglen nuestra vereda, en Cervantes 1456, que quedó destrozada luego de una obra de caños que hicieron en la calle”, enfatizó en diálogo con uno de los principales diarios del pa Pero el hombre no se quedó solo con el enojo. Destacó el alumbrado que hay en su barrio como “muy bueno” y se mostró conforme con la cantidad de semáforos.

Precisamente, del otro lado del ranking, la mejor nota se la llevó la disponibilidad de semáforos que hay, en promedio, en las calles porteñas. Más de la mitad de los vecinos encuestados (57,5%) se mostró conforme con la cantidad que hay. Sin embargo, hay quienes, como Nicolás, que reside en Palermo, se quejan por la falta de semáforos: “En Cabrera, por ejemplo, hay algunos cruces en los que es imposible cruzar. Nadie te da el paso”, expresó.

Los comentarios más positivos -en relación a la importancia que le da la gente para su bienestar- se recolectaron en las comunas situadas geográficamente en el centro de la ciudad: 5 (Almagro y Boedo), 6 (Caballito) y 7 (Flores y Parque Chacabuco). En Caballito, por ejemplo, el índice de desempeño de los semáforos es del 80%. Sin embargo, vale aclarar que para los vecinos ése es el servicio menos valorado por su importancia en la vida cotidiana. El que más incide en el bienestar de la gente -incluso por sobre la presencia de policías y siempre de acuerdo con el informe de la Defensoría- es el alumbrado público con el 84,4% de valoración. Esa apreciación, conjugada con su grado de satisfacción que hay en promedio a lo largo del distrito, convierten a la prestación pública en la que mejor índice de desempeño tiene.

“Para alumbrado público (índice del 91,5%) se observa que hay dos comunas, la 3 (Balvanera y San Cristóbal) y la 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) donde el servicio tiene el índice de desempeño más alto. Probablemente vinculado a la cuestión de la seguridad, pues la iluminación nocturna suele estar asociada en forma positiva con dicha problemática”, concluye el análisis.

“Claramente, la ciudadanía necesita tener cerca a la fuerza de seguridad, que esté en su cuadra, en su barrio. El problema de inseguridad es recurrente en las grandes ciudades del mundo en las que suele ser un tema de agenda permanente. En el otro extremo se encuentra valorado de manera positiva el alumbrado público, que es una factor de prevención importante”, reflexionó el reelecto defensor del Pueblo, Alejandro Amor.

Otras variables

La recolección de residuos tiene, en general, una buena imagen (positiva en un 54,4%). Es aún mejor en las comunas 4 (Nueva Pompeya, Parque Patricios, Barracas y La Boca) y 7, donde se complementa la importancia que le dan los vecinos con la prestación del servicio. Como contrapartida, en Palermo este servicio se ubica último en el ranking, con el peor índice de desempeño. Del análisis surge que al tratarse de una de las zonas con “mayor poder adquisitivo”, lo que conlleva más consumos y residuos, “probablemente haya una mayor exigencia para este servicio de parte de los vecinos que residen allí”.

Si bien la cantidad de espacios verdes disponibles está bien ponderada en comunas como la 12, la 13 (Núñez, Belgrano y Colegiales) y la 14, los valores más bajos del índice de desempeño se dan en las comunas 3 (Balvanera y San Cristóbal) y 5 (Almagro y Boedo). Son justamente estos cuatro barrios los que más alejados están de las recomendaciones que da la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el ideal de metros cuadrados “verdes” que debe haber por persona en una ciudad.

Poco menos de la mitad de los porteños respondió satisfactoriamente por el servicio de barrido y limpieza de calles (48%), contra un 33% que tuvo una imagen negativa. En tanto, el cuidado del arbolado fue un ítem que dividió las aguas entre los consultados ya que recibió calificaciones diversas.

Prepagas y pagos que dejan de hacerse

Según la Encuesta de Salud para Buenos Aires, elaborada por los 144 colaboradores de la ONG Defendamos Buenos Aires y el Estudio Especializado Miglino y Abogados, el primer bimestre del año 2019 arrancó con una profunda recesión que le costó el empleo a poco más de 20.000 personas en el distrito AMBA (Capital Federal + Conurbano bonaerense). Esto se tradujo en que 101.763 personas; 57.764 en Capital Federal y 43.999 en Provincia de Buenos Aires, hayan abandonado la obra social prepaga, tales como: OSDE, MEDICUS, ELITE CARE, GALENO, SWISS MEDICAL, etc.

“Durante enero y febrero de 2019, llevamos a cabo la Encuesta de Salud de Buenos Aires; tal como lo venimos haciendo desde el año 2014, recorriendo y entrevistando a personas que viven en los distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano bonaerense, a los efectos de tomar nota sobre cómo está la salud pública en el distrito. En este trabajo hicimos hincapié en cuántas personas, merced a la crisis y la recesión, habían dejado de pagar la obra social prepaga y el número que recogimos fue alarmante porque poco más de 100 mil personas dejaron de pagar la ‘prepaga’, tal como se conoce a las empresas que brindan servicios de salud que son pagados de antemano por los clientes’, dijo Javier Miglino, Director de Defendamos Buenos Aires.

E ntre las normas nacionales que regulan las prestaciones de salud para los habitantes de nuestro país, se destacan las Leyes 23660 que regula las obras sociales, 23661 que creó el Sistema Nacional del Seguro de Salud y 26682, regulatoria de las empresas de medicina prepaga. El funcionamiento de un sistema de salud en una comunidad requiere que las prestaciones para la cobertura de salud, a cargo de entidades que las brindan, sean otorgadas de manera eficiente y oportuna. 

Para el adecuado control de ese funcionamiento, se requiere la actuación de órganos de control y fiscalización del cumplimiento de la cobertura de salud de los beneficiarios del sistema. En el ámbito de aplicación de las leyes citadas, las funciones de control y fiscalización mencionadas, están atribuidas a la Superintendencia de Servicios de Salud (SSSal.) El marco normativo incluye un procedimiento administrativo para que los beneficiarios puedan efectuar reclamos relativos a la cobertura de salud. 

En el ámbito administrativo, la norma regulatoria respectiva es la Resolución 75/98 de la Superintendencia de Servicios de Salud (B.O. 23/07/98), que ha sido modificada por la Resolución SSSal. 155/2018 (B.O. 29/10/18) La modificación ha incorporado a esa regulación, que comprendía a los reclamos por incumplimientos de las obras sociales y otros agentes del seguro de salud, los relativos a los incumplimientos de las entidades de medicina prepaga, reguladas por la Ley 26682. El procedimiento instaurado regula la formulación y solución de reclamos frente a hechos o actos de los Agentes del Seguro de Salud (nombre que incluye a las obras sociales) y de las entidades de medicina prepaga que afecten o puedan afectar la normal prestación médico asistencial de los usuarios comprendidos en el marco de las leyes citadas.

El reclamo puede ser iniciado por el usuario titular, incluso en representación de miembros del grupo familiar a su cargo, por apoderado, o en caso de urgencia, por una persona que actúe como gestor oficioso, que actúa sin mandato en un interés ajeno. En este último caso, la actuación debe ser ratificada por el usuario titular, dentro de los treinta días siguientes. El procedimiento es gratuito para esas personas y el trámite es sumarísimo, lo que implica la utilización de plazos muy breves. 
El reclamo puede ser presentado personalmente ante la sede regional del agente del seguro de salud o entidad de medicina prepaga que corresponda al domicilio del usuario, o ante la sede de la Superintendencia de Servicios de Salud o Delegación Regional de la misma, o por correspondencia, fax, correo electrónico o por el Sistema de Tramitación a Distancia (TAD). La presentación debe describir el reclamo, ofrecer la prueba, acompañando la documentación pertinente y expresar claramente la petición. 

El plazo en que la obra social o entidad de medicina prepaga debe notificar la respuesta al reclamo depende del tipo de trámite que se asigna al mismo. Si el trámite es normal, el plazo es de hasta 10 días corridos desde la recepción del reclamo. En cambio, cuando el reclamo se relacione con ciertos tratamientos (por ejemplo, los tratamientos oncológicos), o con la internación, el embarazo, o la atención al recién nacido hasta el primer año de vida, el trámite se considera especial y la respuesta (informe de solución) debe ser brindada en un plazo que no exceda de cinco (5) días corridos. Otro supuesto lo constituyen los casos que deban ser resueltos con premura, ya que el trámite normal podría afectar la vida o la salud del reclamante, por lo que el trámite se debe considerar urgente y la respuesta debe ser inmediata, sin que el plazo pueda exceder de dos (2) días corridos. Si el reclamo fuera presentado ante la Superintendencia de Servicios de Salud, ésta deberá dar traslado a la obra social o empresa de medicina prepaga dentro de las 48 horas hábiles, y los plazos para la contestación correrán desde que se encuentre notificada. Si se tratara de un trámite urgente, el traslado se efectuará el mismo día de la presentación del reclamo. 

Si el usuario que haya presentado su reclamo ante la obra social o entidad de medicina prepaga, al recibir la notificación del informe de solución de cualquiera de estas entidades, lo considerare no satisfactorio, podrá insistir con el reclamo, dentro del plazo de diez (10) días corridos, ante la Superintendencia de Servicios de Salud, comenta el Dr. Enrique Caviglia, especialista laboral de Arizmendi. 

Otro aspecto novedoso de la modificación de la Resolución SSSal. 75/98 es que la norma, cuando el reclamo se realiza ante la Superintendencia de Servicios de Salud, encomienda a la Gerencia de Atención y Servicios al Usuario del Sistema de Salud que, al intervenir en el trámite, evalúe la realización de audiencias entre las partes involucradas para posibilitar una resolución alternativa y de forma voluntaria al reclamo, garantizando la celeridad del procedimiento. Al culminar el trámite, emitirá un informe de solución al reclamo o formará un expediente a solicitud de la parte interesada. En los casos calificados como trámite urgente, si correspondiera, intimará a la obra social o entidad de medicina prepaga a brindar cobertura médico asistencial, indicando para el supuesto de negativa la derivación a su cargo al hospital público o a otra obra social del sistema o empresa de medicina prepaga, bajo apercibimiento de aplicar las sanciones que correspondan. 

En el ámbito judicial, los beneficiarios o usuarios pueden iniciar una demanda para obtener el cumplimiento de la prestación de salud que reclamen, lo que incluye, si procediera, la vía de la acción de amparo, en la que es posible solicitar como medida cautelar, el otorgamiento provisional de la prestación anticipada a la resolución final, cuando se acredite la verosimilitud del derecho y la existencia del peligro en la demora que acarrearía la espera de la sentencia que resuelva el reclamo.