Bernarda no está muerta

Una casa sin alba

 

El clásico de Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba, escrita en 1936 y estrenada en 1945, nos ofrece Una casa sin alba, una especie de desprendimiento del clásico de Lorca, con una puesta sórdida, con dos actores (Compañía Teatral El Loco Afán), basada en la escena final de aquel clásico que se dilata para mantener la última escena en un ambiente asfixiante: el pueblo, la chatura de sus habitantes, los prejuicios, la falta de tolerancia a ver alguien distinto, la falta de comunicación y el silencio son el centro de esta obra donde los personajes (¿hombres? ¿Mujeres?) Dos varones en lugar de las clásicas mujeres, como si el aire del pueblo masculinizó a estas mujeres que siguen siéndolo de forma travestida. El juego de lo queer. La apuesta a la diferencia y al rompimiento del binario masculino-femenino es la apuesta de la obra, donde la fantasía se explicita en esos cuerpos lúgubres, cargados de represión. La acción transcurre en la casa de la familia Alba, el día de la muerte del padre de la familia.  Qué pasa cuando muere el padre de familia. ¿Qué pasa con la heteronormatividad instalada desde hace siglos? ¿Y el parricidio del que habla Freud donde la muerte del padre produce el acceso a la exogamia? En escena, sólo los dos hijos varones, Adela, EL menor, y Martirio, EL que le sigue en edad. Otros personajes de la obra, como Bernarda, la madre, las hermanas mujeres,  la criada, María Josefa, la abuela; aparecen como referencias externas o pensamientos: voces o diálogos que los hermanos escuchan. El ambiente, la atmósfera es de pueblo, religiosa y excesivamente femeninx, opresora y aplastante.

Adela, como una Antígona de la modernidad, avanza con su deseo pese a todo. Un momento cumbre de la puesta en escena es cuando los prejuicios del pueblo se reproducen enredándose hasta asfixiar a lxs protagonistas.

El disparador del trabajo fue la publicación del libro “El Teatro Queer de Wilde a Muscari”, del Lic. en Actuación Alberto Leonelli, donde el autor analiza a lxs diferentes autorxs teatrales que conllevaban en su vida e historia personal, y por lo tanto en sus obras, un componente queer antes de ser llamado académicamente queer: Oscar Wilde, Federico García Lorca, Tennessee Williams, Pedro Lemebel, Alejandro Urdapilleta, entre otrxs. Esto motorizó la necesidad del escritor y del actor Alberto Schuster de llevar a escena el contenido del libro. La propuesta del amor, que no tiene sexo y que es universal, sin distinción de género es el mensaje central de la obra.

                                                                                                     

Bernarda no está muerta

Adela: Alberto Leonelli

Martirio: Alberto Schuster

Viernes a las 21 hs.

Espacio Tole Tole

Pasteur 683 CABA

 

 

 

Artes combinadas

 

John Cage decía que si unx decide leer algo en público ya está haciendo algo performático. Entonces, ¿por qué no pensar y desarrollar esa perfo en vez de dejarla librada al azar? Leer sentado o parado, frente a un micrófono o sin esa cosa cerca de la boca.

 

Parece que estas preguntas, y otras, el poeta y editor, Mariano Blatt, recientemente publicado en España Papelitos de locura Paisana, El Paraíso el espacio exterior, Banda Editorial Silvestre, la tiene más que clara. Ahora presenta sus poemas con música, danza, y artes visuales de forma interactiva. Salvia y ritmo se llame el espectáculo que, con paciencia y con saliva, despliega el combinado Argentino de Danza poniéndole el cuerpo a los vitales poemas de Blatt, hablando de cosas lindas: como la amistad, los chicos lindos, andar en moto. Esta interacción de disciplinas, dirigida por Andrea Servera, (artista de danza, video- instalaciones, dirigió Tu casa en el San Martín, Gursito cósmico, con más de 40 bailarines en escena en Tecnópolis, Interior americano en MALBA) con un DJ y 12 bailarines en escena logró liberar el espíritu gay de los poemas de Blatt en un formato barrial, cumbiero, de regetón electrónico, callejero, rapero- hip hopero (vestidxs con remeras Pet Shop Boys, New Order, Bowie). No faltó la electrónica y los cuerpos girando de cabeza, como un trompo en el piso, ni la erótica chupada de helados colectiva; tampoco el himno de Madonna, Like a prayer, donde la efervescencia no discriminaba a los skaters, los seguidorxs del poeta, a las parejas homoparentales que llevaron a sus pekes, ni a las tortas que se besaban en la terraza del Centro Cultural, finamente preparada para la ocasión con una mesa larga vestida con un elegante mantel blanco, una cocina pop, y afuera, bailarines de break dance sobre la barra preparando choris, hamburguesas, y mientras Blatt leía: “No hay nada más lindo que chupar pija, jugar a la pelota, tener amigos” y después señala a los chicos más lindos, o sea a todxs. “Lo hicimos en el MALBA, para la inauguración del FILBA, pero era solo con invitación, acá es para todxs, y quedó gente afuera, por eso vamos a hacer varias funciones. Estoy contento porque todo se fue dando todo de manera espontánea, increíble, con saliva y con ritmo”, dice Blatt todavía con un hilo de helado que le colgaba de la boca.

Fotos: Agustín Franzoni

 

Próximas funciones:

Jueves 20 y 27 de abril

jueves 11 y 25 de mayo, 20 hs.

Centro Cultural 25 de Mayo

Triunvirato 4444, Villa Urquiza

 

Los obispos debatirán sobre la reconciliación y recibirán a familiares de desaparecidos y de militares

 

La asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) se reunirá durante la semana próxima para abordar la necesidad de “reconciliación” en relación a lo ocurrido durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983). La centena de obispos que la integra recibirá los testimonios directos de un grupo de familiares de desaparecidos y de militares.

Encabezados por su presidente, el arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, la CEA se reunirá desde el próximo martes y hasta el sábado 6, en la casa de retiros El Cenáculo-La Montonera de la localidad bonarense de Pilar, informó la oficina de prensa de ese organismo de la Iglesia católica.

Durante la asamblea plenaria, “se comenzará con un itinerario de trabajo sobre el tema de la reconciliación en el marco de la cultura del encuentro” y los obispos “continuarán abordando esta cuestión durante varias asambleas como una oportunidad para reflexionar acerca del modo de comunión dentro de la Iglesia y como un servicio al encuentro fraterno de los argentinos”, según se informó en un comunicado.

En ese contexto, en una primera etapa de la reflexión, los obispos escucharán la semana próxima en Pilar los testimonios de parte de un reducido grupo de personas vinculadas a los trágicos hechos ocurridos durante el terrorismo de Estado; entre ellos familiares de desaparecidos y de militares, y un periodista.

“Hay miradas diferentes entre los obispos, que tienen diferentes edades, y se busca tener una mirada más unificada, no uniforme, de ese período histórico. Nos debemos conversar sobre ese momento histórico con una mirada que apunte a la reconciliación”, explicaron fuentes episcopales, según las cuales el trabajo que comenzarán el martes se extenderá hasta el año próximo.

La Iglesia anunciará en la asamblea también la aprobación de un protocolo para que víctimas y familiares directos de detenidos-desaparecidos puedan consultar los archivos que posee sobre esa etapa, tal como ya había sido anunciado en octubre.

En esa oportunidad, por una decisión impulsada por el papa Francisco, el Vaticano y la CEA en forma conjunta habían anunciado la finalización del proceso de organización y digitalización de sus archivos de la dictadura y ahora los interesados podrán comenzar a realizar consultas. Se trata de unas 3.000 cartas y documentos que se conservan en el Episcopado, en la Nunciatura Apostólica y en la Santa Sede, sobre pedidos que llegaron a la Iglesia para conocer el paradero de víctimas, y reclamar gestiones ante las autoridades militares de entonces (La Gaceta + Aica).