Los chicos de la guerra

2 de abril Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas.

Acá nuestro pequeño homenaje con información actual sobre el tema.

LOS CHICOS DE LA GUERRA

Por Facu Soto

 

Entre el frío y la soledad que las envuelve, ventosas y con esa neblina casi constante que las aísla. Explotadas y separadas del continente, dos adolescentes nacidos en Malvinas cuentan, en un especial de televisión, que allí no hay nada para hacer que sea divertido. Que el alcohol los lleva a portarse mal, y como son menores de edad están en una lista negra que les impide consumir alcohol. Pero pasada la medianoche, en el MPA (Mount Pleasant Airport), cuando el viento que chifla se vuelve parte de la geografía interior, y el alcohol los mantiene a todxs liberadxs, es frecuente encontrar a sargentos y militares (las islas albergan 3400 habitantes y 2500 militares) borrachos en los bares, con los labios pintados y travestidos, haciéndole honor a las tradicionales fiestas militares. “Algunos se ponen tangas y se manosean entre ellos”, dice el chico rubio con cara de krill en el documental. “También hay travestis de día”, declara su amigo, entre risitas nerviosas y bobas, con cara de pollera escocesa embolsada.

Mount Pleasant Airport cuenta una alta concentración de chilenos que atienden a los soldados de doble vida, que en la noche se pierden (o se encuentran) como Dr. Jekyll y Mr Hyde. Plata para gastar en alcohol tienen; el sueldo promedio de los malvinenses es de 530.400 pesos por año. En las mesas de los bares pueden verse grupos de ingleses, irlandeses, escoceses, daneses, gurkhas, jamaiquinos); comparten tragos con gente de su comunidad, pero en algún momento cuando el alcohol los enmanteca, desatan su pasión y la mezcla de nacionalidades se vuelve una fiesta.

Quizás, por este contexto particular y frecuente en las islas (lugar preferido por la comunidad LGBTIQ; ahora pienso en la isla de Tigre y las festicholas de La Riviera que comenzaron en los años 70s y se prolongaron hasta nuestros días) desde el 30 de marzo del año pasado el matrimonio igualitario desembarcó en las islas para quedarse, homologando la ley británica que habilita el casamiento a partir de los 16 años. En el 2000 el gobierno británico derogó la prohibición para el ingreso de gays al servicio militar, y las Fuerzas Armadas se volvieron locas de contentos, exteriorizando su putez en el MPA. Ya se realizó la primera Marcha de Orgullo Gay en la ciudad de Puerto Stanley y se espera otra de mayor convocatoria y visibilidad para este 2018.

 

Tatiana

Osvaldo Marrone fue uno de los argentinos que guarda en su memoria la visión del archipiélago de Malvinas iluminado hasta el infinito por la las explosiones que los llevó a ver el día por un instante que pareció eterno y después volver a sumergirse en la noche profunda, larga y pesadillesca. Desde un pozo de zorro en la Bahía Fox, se refugiaba de las bombas, soportando el viento y el granizo que con el tenue resplandor del sol, siempre en agonía, le quemaba la cara mientras la tierra temblaba con los bombardeos. Marrone dejó su pasado como soldado, y con él la ficción de su identidad masculina, para ser Tahiana Marrone. Así, la ex combatiente de Malvinas fue a recibir la medalla que la reconocía como tal. “Estoy orgullosa de poder mostrarme como soy. Toda la vida me vestí de mujer en la intimidad pero hoy puedo salir a la calle así, y eso me hace bien. Cambié de género pero soy la misma persona que estaba muerta de miedo adentro de ese pozo de zorro…”, declaró Tatiana a los medios.

 

 

Autor: Rodolfo Soto

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *