Tramp (a)

 

Por Facundo R. Soto

Un hecho histórico y controversial se confirmó esta mañana cuando nos enteramos del avance de la construcción del muro en la frontera de Estados Unidos con México.

Trump, para llevar adelante su proyecto del muro que ratificó ayer, argumenta que los inmigrantes le quitan trabajo a los estadounidenses, pero ¿no son los latinos los que mantienen el imperio yanqui en los empleos sin calificación, aquellos que no requieren estudios como el de los camareros, vendedores, constructores, taxistas, call centers, etc. Contrarrestando nuestra hipótesis Trump, quien debe contar con el apoyo del Congreso para que se lleve a cabo su obra, habla de la inmigración ilegal y la identifica con los carteles de droga y la violencia. Muy lejos del mundo sin fronteras que soñaban John y Yoko cuando compusieron Imagine, Trump habla de delimitar la frontera con México a través del muro.

El discurso ultranacionalista del presidente de los Estados Unidos nos lleva a preguntarnos si se trata de proteger a sus ciudadanos o de una acción retrógrada como fue el muro de Berlín o La Muralla China. La pregunta es, si realmente quiere cuidar a los ciudadanos que representa y protegerlos de la violencia y del narcotráfico, por qué no buscó otras formas más inteligentes, quizás más costosas en tiempo y dinero, pero racionales, estructuradas en un plan racional en vez de impulsar esta acción megalómana, que deja a Trump en la historia, no sólo como el presidente de la primera potencia mundial, en decadencia, sino como un hombre rudo que impidió la inmigración de mejicanos usando la fuerza (llamada “mano dura”).

Otro punto del que no se habló en los medios, es que a Tramp parece no haber medido los efectos de esta controversia decisión en cuanto a los resultados esperados. No se dio a conocer ningún estudio que mostrara la disminución de inmigrantes indocumentados en el país como consecuencia del muro que mide entre 10 y 12 metros de altura, parece casi un chiste, como si el proyecto estuviese hecho para asustar más que para impedir; dado que un muro de esas características es muy fácil de violar.

En la Era de la Globalización y del comercio libre esta medida parece un cómic, pero es realidad, o por lo menos todo avanza en esa línea. Lo que queda por esperar es que el decreto pase al Congreso como última alternativa para que sea contrarresta la drástica medida y pueda ser debatida a través de una discusión raciona con ideas acordes a los tiempos que vivimos. Además, Tramp se encuentra asesorándose “para hacer las cosas legales”, sobre prácticas que llevarían a combatir el terrorismo a través de cárceles clandestinas construidas especialmente para este objetivo, diseminadas en todo el mundo, y la tortura como método de indagación; para el reciente electo presidente de los Estados Unidos estos métodos funcionan, aseguró textualmente a la prensa en el día de ayer. La pregunta que ahora nos queda por hacernos es, si los ciudadanos estadounidenses buscaban realmente el presidente que tienen, el que los representan, o fue la falta de información (en la Era de la comunicación) lo que llevó a que los votos no fuesen otorgados a conciencia. En cualquiera de los casos, una elección informada y a conciencia y otra intuitiva e inconsciente avala la figura presidencial en una vuelta al patriarcado irracional, fascista y más arcaico. ¿Será que para seguir avanzando hay que dar uno, dos o varios pasos para atrás, y así seguir adelante?

 

Des(hechos)

 

Otro bebé encontrado en la basura

Por Facundo R. Soto

El pasado lunes 23 de enero, a las 3 AM, cuando el último camión de basura apagaba el motor entrando a la Tolva B de la planta procesadora de Colegiales, en la Ciudad de Buenos Aires, el supervisor del sector de residuos observaba en una pantalla lo que la cámara de seguridad mostraba: la descarga de los camiones. Entre los residuos sueltos y compactados le llamó la atención algo que distinguió como el cuerpo, no de un muñeco, sino de un bebé. Cuando el supervisor se acercó con el equipo de trabajo para ver de qué se trataba, efectivamente se encontraron con el cuerpo de un bebé recién nacido. Hasta que el supervisor se comunicó con el SAME, mientras las primeras horas del día se instalan, a los operarios ese tiempo les pareció interminable. Las ambulancias del Hospital Pirovano llegaron enseguida y constataron la muerte del bebé, que tenía aproximadamente 40 semanas de gestación; es decir, el tamaño completo de un bebe listo para nacer. Contaba con pelo y uñas largas. Una longitud entre 48 y 53 cm., y un peso de 3 a 4 kilos. Tenía el cordón umbilical y el resto de la placenta, lo que nos lleva a conjeturar que el nacimiento no se realizó en un hospital. Se estima que el bebé contaba entre cuatro y seis días de vida cuando fue encontrado en la planta procesadora de basura.

¿A quién se le puede ocurrir tirar su bebé, recién nacido, inválido y dependiente de sus progenitores a la basura? Contamos con dos hipótesis. Se estaría tratando de una mamá psicótica que no llegó a concebir a su hijo y entenderlo como tal, sino que lo consideraba fun objeto o carne sin vida. O, estaríamos frente a una persona, asesina, con un repudio muy grande hacia su maternidad, seguramente no deseada o arrepentida. Tomando ambas hipótesis nos preguntamos qué papel hubiese jugado el aborto legal, y gratuito, en este caso, que no es el único; por el contario resulta escalofriante enterarse, o recordar, la cantidad de casos que salieron a luz durante el año pasado, más lo que no llegaron a notificarse en los medios, donde los recién nacidos fueron arrojados a la basura. ¿Podemos seguir ignorando estos hechos que suceden con frecuencia en nuestra sociedad, donde los bebes siguen siendo tratados como objetos, sin pensar políticas que mejoren el estado psíquico de estas personas y a las que damnifican cuando son rescatadas aún con vida?

El cuerpo forense inició la investigación para encontrar a la responsable, o los responsables, del hecho. No tardaron en reconstruir lo sucedido, con el objetivo de identificar el camión de basura que contenía el cuerpo del bebé. De esta manera, y reconstruyendo el camino regrediente que hizo el camión para recolectar la basura, se podría llegar a dar con el lugar en el que pareció el cuerpo del bebé. No pierden las esperanzas al recordar el trabajo exitoso de un caso similar, ocurrido en el 2013; ocurrido también en una plata de camiones de recolección de basura, Ceamse, en la localidad de José León Suarez, cuando hallaron a Ángeles Rawson, de 16 años, como madre y responsable del crimen.

 

Un hecho similar ocurrió en las primeras horas de la mañana del 27 de septiembre del 2016 en la plaza Don Bosco de Quilmes, cuando un hombre que vivía en la calle, durante el intenso solo de la tarde buscaba en la basura algo de utilidad y para su sorpresa halló, adentro de un contenedor de basura, una bolsa de supermercado con un bebé. El bebe todavía conservaba la placenta y el cordón umbilical; tenía una remera negra, muy pequeña, con el estampado de la banda Nirvana. El hombre, con miedo de ser acusado de sospechoso, pero, también, con intenciones de ayudar, si es que todavía podía hacer algo por el caso, avisó a las autoridades policiales para que investigaran lo que había pasado. El bebe tenía 7 meses y, según los vecinos de la zona, es habitual encontrar bebes muertos en los contenedores de basura de los alrededores.
5 meses antes fue encontrado otro bebe, esta vez por un cartonero, en un contenedor de basura ubicado en una esquina de la localidad bonaerense de San Francisco Solano, partido de Quilmes. El bebe tenía un intenso golpe en la cabeza y todavía conservaba el cordón umbilical.

La noche del sábado 15 de octubre del 2016, mientras la mayoría de los jóvenes salía para los boliches de la zona, en la ciudad de Paraná, en autos y motos, la policía entrerriana se encontró sorprendida por los sonidos que parecían llegar desde un contenedor de basura ubicado en barrio CGT, en calle Casiano Calderón y Coronel Domínguez, según detallaron las fuentes policiales. Al acercarse al contenedor encontraron a un bebe llorando y moviéndose entre la basura. Los uniformados decidieron trasladar al pequeño hasta el Hospital Materno Infantil San Roque, donde informaron que el bebé se encontraba en buenas condiciones después que los médicos realizaran los estudios para constatar el estado de salud del recién nacido.

Dos meses antes, el 13 de octubre del 2016, el servicio de emergencias 911 recibió una llamada donde informaban el hallazgo, sin vida, de un recién nacido dentro de una bolsa negra de consorcios, en las calles Directorio y Francisco Seguí en el barrio de Tortuguitas, Provincia de Buenos Aires. La policía se dirigió hacia el lugar para hallar la bolsa de nailon negra donde se encontraba el bebé sin vida. Trasladaron el cuerpo hasta la sala de primeros auxilios, donde la doctora Mónica Beatriz Saqueta Melo se ocupó de confirmar que el bebé  se encontraba muerto y que aún tenía parte del cordón umbilical.

Las autoridades policiales trataron de averiguar el paradero de los familiares del pequeño. Intentan hablar con posibles testigos cuando se produjo el abandono del cadáver, pero no tuvieron éxito. Los habitantes del barrio declararon que no es la primera vez que pasa algo de estas características.
La causa fue caratulada como “Hallazgo de óbito recién nacido”, por el doctor Pablo Adrián Rolón, fiscal en turno de la Unidad Funcional Nº 22 de Malvinas Argentinas, dependiente del departamento judicial de San Martín, quien dispuso la realización de varias pericias en el cadáver del recién nacido.

El 24 de noviembre del 2015, un cartonero, en Barracas, recorría los conteiner de basura de buscando cosas para después poder vender. Aproximadamente a las 17 hs. cuando el sol empezaba a bajar, el hombre se encontraba abriendo las bolsas de basura hasta que en una encontró un bebé muerto. El recolector de objetos caminó hasta la comisaría de la zona y enseguida comunicó la noticia. La prefectura y los bomberos se dirigieron hasta el contenedor de basura cito en la calle Alvarado 3291, entre Luna y Agustín Magaldi, de CABA, y confirmaron el hecho.

El 11 de agosto del 2016, a la noche, un hombre que se encontraba revisando deshechos de basura en la zona descampada de San Luis, precisamente en la intersección de la calle Franco Pastore con la ruta nacional 147,  encontró el cuerpo de un bebé con la placenta y el cordón umbilical dentro de una bolsa de basura. El hombre de la calle procedió de inmediato a denunciar el hecho a la policía provincial. El juez del Crimen 1 de San Luis, Sebastián Cadelago Filipi, confirmó la noticia señalando que esperaba los informes de los médicos forenses para determinar si se trataba de un aborto espontáneo o uno provocado, o de un parto normal con final trágico para el recién nacido. Reconoció que “hay evidentes indicios que estamos en presencia de un parto o alumbramiento, pero hay que determinar también si el niño nació vivo, si su muerte fue provocada de manera violenta o por el abandono en el lugar donde fue encontrado, o si nació muerto”. De todas formas la acción del (o los) progenitor(es) nos lleva a reflexionar sobre la sucesión continua de estos hechos donde los bebes son arrojados a la basura como un deshecho, como algo que no sirve, y en la mayoría de los casos con un patrón que se repite, el cuerpo sin vida es acompañado de la placenta y el cordón umbilical. Esto nos lleva a investigar si los partos fueron realizados en condiciones seguras, clínicas u hospitales, o si se trata de nacimientos tratados como abortos tardíos o espontáneos como resultado de embarazos no deseados.  Estos hechos no solo pasan en nuestro país.

El año pasado, el 31 de octubre del 2015, en Sao Paulo, Brasil, una perra callejera rescató a un bebe de la basura salvándole la vida; se cree que el recién nacido había sido tirado a la basura un par de horas antes. La perra llevó con los dientes, a las arrastras, al bebe por unos cien metros y lo dejó en la puerta de una casa donde de familia donde los vecinos, ante el llanto recurrente del recién nacido, salieron a la calle y al encontrarse frente a ese cuadro socorrieron al bebe. Después de llevarlo al centro asistencial más cercano, se dio a conocer la noticia que el bebe fue compensado y se encontraba fuera de peligro. La madre del menor es intensamente buscada en la zona y los vecinos se disputan a la perra callejera, considerándola un superhéroe.
En julio del 2016, al atardecer, cuando el camión recolector descargaba la basura, en El Borbollón, partido de Las Heras, provincia de Buenos Aires, encontraron el cuerpo de un bebé entre los residuos. “El bebe tenía aún la placenta y llevaba pocas horas de haber nacido”, informó la policía. La Policía Científica y el personal de Seguridad se puso a trabajar de inmediato para tratar de determinar de dónde provino la criatura, sin encontrar todavía al responsable del crimen.

El 28 de octubre del 2013, cuatro años atrás, un chico y su novia salieron a fumar por las calles de su barrio, Ciudad Evita, cuando se acercaron a una esquina, donde se apilaba una montaña de basura, debido a los sonidos que oían; se parecían a los de una gata en celo pero también a los de un bebé, dijeron más tarde.  A eso de la 1 de la madrugada, al aproximarse a la basura vieron moverse algo dentro una bolsa de nailon. Después de alejarse, volver y pensar si debían abrir o no la bolsa, se encontraron con la criatura. La pareja lo sacó, lo envolvió en una campera de gimnasia y lo llevaron hasta la Comisaría Novena, desde donde lo trasladaron al hospital Balestrini.

“El bebé llegó cianótico, completamente azulado, frío y en paro respiratorio, evidentemente estuvo muchas horas a la intemperie”, informó el director asociado del hospital, Guillermo Cubelli. De inmediato, los médicos de la guardia se pusieron a disposición del recién nacido que no manifestaba signos vitales.

“Lo primero que hicieron fue abrigarlo y colocarlo en una incubadora, luego le pusieron una mascarilla para darle oxígeno, le clamplearon el cordón -que aún permanecía unido a la placenta- y, 20 minutos más tarde, observaron que el bebé estaba vivo”, informó el Ministerio de Salud bonaerense.

Tras la reanimación, el pequeño fue trasladado al servicio de neonatología del hospital provincial Paroissien de La Matanza. El director, Alejandro Royo, dijo que el estado del niño es “delicado”, que permanece internado con asistencia respiratoria mecánica. Este caso nos lleva a preguntarnos sobre la vida del bebé, transcurridos ciertos años de su vida, una vez que es rescatada. Quitando el foco de atención en los ejecutores del hecho. Los traumas que el bebe percibió le deja huellas imborrables. Como no contamos con el seguimiento del crecimiento de los bebes hallados con vida, nos remitiremos a Jean Baptiste, el protagonista de la película El perfume, basada en la novela de Patrick Süskind, que además de volver a preguntarnos sobre el aborto legal y gratuito, con la posibilidad de reducir los traumas que dejan estos siniestros hechos a los progenitores y a los potenciales hijos, cuando fallan los intentos de asesinatos o son entregados al azar, nos preguntamos cómo siguen esas vidas. Y si esta sucesión ininterrumpida de hechos no es un síntoma social de algo que parece querer decirnos algo, de manera cifrada, como un mensaje, que no encuentra otra forma de expresarse que a través de estos hechos. Y que los ciudadanos y legisladores todavía no podemos terminar de oír con claridad lo que nos quiere decir.

Jean Baptiste nació el 17 de julio de 1738 en París. Fue abandonado por la mamá lo parió en el mismo lugar donde lo parió, detrás de un puesto de pescados de la feria. La película muestra al bebe entre los restos de pescados, gusanos y ratas. La mamá fue encontrada y llevada a la horca, en la plaza pública, frente a la mirada de la comunidad. El estado funcionó como ente protector, se hizo cargo del recién nacido enviándolo al orfanato Galliard. Pero este fracasó y a la edad de 13 años fue vendido como un objeto a una curtiembre, donde Jean Baptste siguió desarrollando el sentido de su olfato. La película, de Tom Tykwer, el mismo realizador de Corre Lola corre,  muestra el destino de su protagonista acusado de asesinato y condenado por ello.

 

 

Toco y me voy: Radio para la diversidad

“Toco y me voy” es un programa con temática LGBT donde se abordan temas de actualidad; sociales, culturales y especialmente deportivos. Están en el aire desde septiembre en La RZ radio-on line, y lo producen y conducen miembros de GAPEF (Gay Apasionados Por El Futbol): Ariel Velazquez, Franco Toscano, Juan Pablo Morino y Marcos Telledín, la agrupación deportiva de fútbol diversa que se juntan a jugar partidos recreativos y amistosos todos los lunes y miércoles en el barrio de Boedo y competitivos en el campeonatos de los sábados con distintos equipos.
En cada programa llevan a un invitadx al estudio dónde hablan sobre algún tema de actualidad, o bien sobre el rol del invitado en la sociedad desde su militancia. Estuvo el periodista Franco Tochia, Daniela Ruiz, fundadora de 7 Colores, cooperativa de arte, que esta desarrollando una actividad cultural y de integración en crecimiento con del colectivo trans, Alejandro Ariel Ramírez jugador profesional de voley, salido totalmente del clóset (con los prejuicios que todavía hay en los deportes). Ademas, llaman por teléfono a activistas LGBT de diferentes provincias de Argentina, e incluso de otros países (Uruguay, Chile, México) para ver y comprender cómo es la realidad, en cuanto a diversidad, en otros países.
En la Argentina se ha logrado un gran avance de derechos desde hace algunos años, y si bien aun queda un largo camino hacía la igualdad real y sobre todo la inclusión, los productores y conductores del programa entienden que visibilizar la temática es importante para transitar ese camino. “Sin mostrar la vulnerabilidad y necesidades de las minorías, no se podría nunca alertar, trabajar y responder a esas necesidades. Y nosotros, desde nuestro lugarcito en la radio, tratamos de contribuir a ello, a la comunicación”, dice Ariel Velazquez con entusiasmo.
Se puede escuchar “Toco y me voy” en www.larz.com.ar todos los lunes. Durante Enero y Febrero de 23 a 24 hs.; y desde marzo vuelven a su horario habitual de la medianoche.
Contacto en redes sociales

Solo contra todxs

 Solo contra todxs

 

 

¿Qué hubiera pasado si tu papá abusaba de vos cuando tenías 10 años, y después, cuando esperas ver a Papá Noel en el patio lo ecnontras ahorcado. Ioshua fue el poeta del conurbano que instauró en la última década la estética “cumbia gay” y el término “wachín”. Realizador independiente, autogestor, creador de la editorial Wacho de la calle donde publicaba sus libros, manager de Klaudia con K, músico, performer, DJ, dibujante de comic; y autodidacta. Desmejorado por las enfermedades y la situación de calle que vivió en los últimos años, se peleó con el mundo y con todx el mundo. Falleció a los 37 en una habitación del conurbano en el Barrio Libertad, donde había nacido, dejando sus huellas.  

 

De las auto publicaciones y fanzines que Ioshua vendía en ferias independientes a un volumen con su obra reunida de 695 páginas integrado por los libros: Piola petero, Pija birra faso, Loma Hermosa, En la noche, Una señal blanca, Malincho, Las penas del maricón, Campeón, El violeta es el color del odio, los comics que hacía en papel y birome, los fanzines y plaquetas, y Clasismo Homo (donde escribe como militante gay pero con poca rigurosidad de investigador, mostrando opiniones de sentido común; el mejor Ioshua era el que brillaba en vivo, en las lecturas del under). El libro se completa con un apartado de entrevistas que los editores Sebastián Goyeneche y Grau Hertt llamaron Documentos de la guerrilla.

El universo de Ioshua es cíclico y está integrado por wachines, la búsqueda del amor, la birra, el conurbano, el sexo crudo, la pija como eje donde se organizan los textos), el paco (al que le dedica varios poemas, entre ellos Paco y Pasta base, el faso y la merca). Pura merca/pura leche/pura gira/pura pete/pura birra/puro macho/pura paja/puro puto/mueve mueva/vamo los pibe! dice en Dale pibe dale.

La amistad, el amigo muerto por la policía, la cumbia punk, lo grasa y marginal escrito con un lenguaje crudo y provocador aparecen en los libros que fue publicando, en su mayoría en su propia editorial Wacho de la calle. En esa repetición de lo mismo es donde aparecen las diferencias que conforman la singularidad del mundo de Ioshua.

En El violeta es el color del odio cuenta que su padre abusaba de él. Pero su poesía no queda adherida al dolor, el escenario es una pieza de chapas, la búsqueda desesperada de un wachín que le convide birra del pico, resaltando lo viril y apropiándose de esa virilidad para hacerla gei (tal como él la escribía). La incansable búsqueda de la belleza, esa belleza fea que no sabe apreciar la clase media (de ahí su interés por el clasismo) es otro de los tópicos de su poesía. Como Cucurto, Bukowski o José Sbarra, Ioshua elige palabras directas que no pasen desapercibas. Este punk, más fanático de Los Ramones que de Gilda, nos viene a decir que se puede ser feliz en la poesía, a pesar de ser negro y puto; y en ese cross de mandíbula es donde inscribe su obra.

Tenemos pocos antecedentes en la Argentina, Carlos Correas, Oscar Hermes Villordo, Perlongher, Pablo Pérez, Osvaldo Lamborghini, donde el realismo está construido sin barroquismos ni metáforas, tal como lo hace Ioshua; de manera visceral, con valor testimonial, de época, y sin pretensiones literarias.
Ioshua da un paso al frente, va al pelotón, y lo dice todo, como si no tuviera nada que perder, como el poema donde narra: “En este cuerpo nací varón, pero chupando pija me hice hombre”.

 

 

Ioshua

Todas las obras acabadas

Nulu Bonsai Editorial