UN BUEN MOMENTO PARA RELACIONARNOS EN LA COMUNIDAD LGBTIQ+

31 de mayo, 2020

Hoy, bajo el contexto de pandemia que estamos viviendo, atiendo a mis pacientes de forma virtual. Frente a esta situación límite es conveniente tener conciencia del contexto, pero no sobre-informarnos con los datos que nos llegan; esto podría obsesionarnos y llegar hasta lugares donde no la pasaríamos bien. ¿Esto es ser frívolo e indiferente a lo que estamos viviendo? No, porque lo mejor que podemos hacer, en estos tiempos donde se prioriza la salud, es quedarnos en casa. Si queremos cuidar al otro, entonces, cumplamos con esto.

Para muchas personas, “quedarnos en casa” puede desencadenar ansiedad porque está íntimamente relacionada con la sociabilidad y la soledad. Recordemos que contar con más tiempo libre puede ser una oportunidad para hacer cosas que antes no hacíamos: retomar una idea, un proyecto inconcluso, o algo que tenga que ver con nuestro deseo, que nos produzca placer y un poco de esfuerzo. También es una oportunidad para hacer algo por el o la otrx, de nuestra comunidad, y también por nosotrxs mismxs y no quedarnos pegadxs a las noticias. Este es un buen momento, una oportunidad diría un japonés que sabe que el holograma crisis también significa oportunidad, para relacionarnos con gente de la comunidad, si es que no formas parte de grupos de Whatsapp o de redes sociales o aplicaciones específicas LGBTIQ+, o si lo hacés, que sea desde otro lugar.

Es común que las relaciones sexuales ocupen un lugar primordial y que sea el objetivo para entablar el primer contacto, dejando a la persona rezagada para otra ocasión, si es que la hay…; y no está mal que así sea. Pero ¿qué pasa con las personas que están interesadas en conocer a otra para una relación sexo-afectiva -o del tipo que sea: cerrada, abierta, tripartita, etc.-. El impedimento para el contacto corporal exprés se vuelve una posibilidad para tomar un café virtual, a través de la herramienta que sea, video llamada, Skype, etc. y empezar a conocer al otrx desde otro lugar, dejando de lado el sexo real para más adelante (claro que también se puede desarrollar el ciber-sexo, pero esa es una decisión personal dejando abierta la posibilidad de un contacto real para más adelante). Así, las expectativas pueden crecer y los lazos afianzarse. Las fantasías e ilusiones pueden crecer y con ellas el postergado placer del encuentro que nos mantiene vivos diciendo que “hay futuro” -contradiciendo a la cultura punk- porque el “futuro ya llegó, y hace rato”. Entonces: ¿Qué esperamos para entrar a las aplicaciones y entablar contacto con alguien que también está en la misma que yo, pero ahora desde otro punto de vista?.

Ah, una pequeña aclaración: no es recomendable estar pendiente de las aplicaciones ni pasar muchas horas conectadxs a Internet.

Es conveniente administrar el tiempo, pautarlo y dejar espacio en nuestras vidas para hacer cosas que no sean virtuales.

No te olvides que vos sos el artífice, a pesar de todo lo que está pasando afuera, de tu vida; y que esta oportunidad puede abrirte nuevas relaciones.

No es aconsejable estar solx, al menos que sientas esta necesidad por un tiempo, y después volver a relacionarte con la gente que te interesa.