TIEMPOS VIOLENTOS 2

Personal violento de seguridad de Mc. Donal’s

TIEMPOS VIOLENTOS 2

Por Facu Soto

Que los baños de los centros neurálgicos de las grandes ciudades funcionan como lugar de levante y permite el entrecruce entre pakis y gay, no es algo nuevo. Hay registros desde el siglo 19, donde los T-room, que nada tienen que ver con los salones de té inglés, son espacios adrenalínicos y disidentes, de tránsito, como una de las formas más conocidas de yire, es bien sabido. ¿Quién no oyó hablar de las famosas teteras de Constitución, Once, Chacarita o las del subte, de las cadenas de comidas rápidas como Mc. Donald’s y antes Pumper Nic. Estos espacios, donde los olores a meo se mezclan con el de transpiración y semen, son atractivos para muchas personas, acá, en Londres y en Singapur. Muchas veces, a estos lugares, se los cuida, es decir, están estratégicamente captados o funcionan como teteras en determinados horarios, y en el peor de los casos, siempre hay alguien de campana por si llegara a aparecer un padre con un niñx.

El Mc. Donalds de 9 de Julio y Corrientes es uno de esas teteras, como también el Burger King que está a media cuadra; pero ¿qué tiene que ver eso con que una persona no binarie entre al baño y se lo violente físicamente por odio contra la diversidad? En el 2018 se registraron, oficialmente, 147 crímenes de odio contra personas LGBT, y faltan los casos que no se denunciaron, y 67 personas murieron en Argentina, como consecuencia de crímenes de odio basados en la identidad sexual.

“Puto sucio” le gritaba el hombre de seguridad, cis y homofóbico, que contrató Arcos Dorados para el local de Mc. Donald’s, ubicado en Avenida 9 de Julio 992, después de haber pasado bastas entrevistas en Recursos ¿Humanos? a David Palomino, quien se define en las redes sociales como no binarie. “Les no binaries estamos acá y necesitamos una ley que nos represente. Y cupo laboral trans y no binarie ya”, escribió hace algunas horas en su muro de FB. En el episodio  no solo hubo insultos, sino golpes y un arrastre que lo condujo hasta la puerta de salida. ¿Por qué este animal- cavernícola atacó violentamente a Palomino? ¿Será que no pasó desapercibido en un mundo todavía binario? Palomino se pregunta en sus redes: “Poner banderitas en la cuidad no es sinónimo de orgullo. ¿Buenos aires es gay-friendly? No. Orgullo y privilegios para algunes y desigualdad para otres? ¿Mismo orgullo? Cabe aclarar que el Mc Donald’s no estaba cerrado, había gente; pero nadie se acercó para decirle basta al hombre de seguridad ni para saber en qué estado se encontraba Palomino.

“Entré al baño además de lavarme las manos necesitaba hacer pis. Cuando llego a los mingitorios siento un atraco violento que me sacude por completo. Alcanzo a darme vuelta y era el de seguridad agarrándome del brazo, y con el otro me toma por el cuello embistiendo me contra la pared. A la voz de puto de mierda y sucio… Su mirada estaba llena de ira y furia, totalmente animal, me da 10 golpes seguidos en el estómago. Había gente en el baño. Nadie se metió. Nadie intervino. Tomátela de acá. Tomátela de acá puto de mierda. Mientras me arrastraba a la salida del baño, sin antes acorralarme contra la puerta, mientras me golpeaba. En un momento pensé que me podía haber matado a golpes. Haberme resbalado y desmayarme de la conmoción o lastimarme contra algún borde. Me sacó del baño. Me arrastró, me insultó y me humilló frente a todos los que estaban mirando sin involucrarse. Sentí miedo. Afuera quede congelado. Las piernas me temblaban. La respiración se me entrecortada. Sentí miedo de que al mirar atrás estuviera persiguiéndome. Como persiguieron de forma violenta calumniosa intimidante autoritaria, facha y repugnante a miembros de nuestra comunidad”, dice Palomino.

Realizó la denuncia ante el Ministerio Público Fiscal y el Inadi. Pero como como la justicia, en relación a estos temas, no tienen ni idea por donde pasa la pelota, subió a su muro fotos donde se puede ver al agresor, y escribió: “Esta es la cara del hijo de puta que me pegó sin razón alguna. Les pido por favor que lo viralicen y me ayuden a escrachar a este machito hijo de re mil puta. Todavía estoy temblando y no puedo creer lo que me pasó. Basta. ¿Hasta cuando tenemos que ser víctimas de esto?”. ¿Hasta cuándo? Nuestro “Nunca más” todavía no se escribió ¿o lo estamos haciendo todos los días?

En FB ya se puede ver el evento de una convocatoria a un escrache frente al local de comidas rápidas, que está ubicado, justamente, enfrente del falo más grande de Buenos Aires.

Viernes 19 de Julio,

de 18 a 21 hs.

Mc Donald’s

(Av. 9 de Julio y Corrientes)