La patrulla de la Ciudad

La Patrulla Canina de la Policía de la Ciudad

Se trata de la División de Perros de la fuerza porteña. Forma parte del Plan Integral de Seguridad.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, junto con el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo y el secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro, presentaron el equipo de perros entrenados que participan en allanamientos, detección de estupefacientes, explosivos y patrullaje.
Resultado de imagen para perros escuela de canes
Larreta explicó que la Patrulla Canina “es parte del plan integral de seguridad que presentamos hace algunos meses en el que incluimos más policías en las calles y en ese marco el trabajo con perros es muy importante”

La Escuela de Canes, ubicada en el predio del Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP), capacita al personal de la fuerza y entrena perros propios; en total cuenta con 87 perros de distintas razas producto de la unión de las fuerzas que conformaron la Policía de la Ciudad, y que son cuidados por un equipo de veterinarios.

Por su parte, Martín Ocampo agregó que “tanto los perros como sus guías son capacitados durante quince días, ciento cinco horas con el objetivo de construir una relación muy fuerte que les de confianza para hacer el trabajo.”

Además precisó que “hay tres tipos de entrenamiento, tanto para los guías como para los animales que son capacitados según la tarea que van a desarrollar. Pueden ser guía de Canes Detectores de Narcóticos y Explosivos , guía de Canes de Rescate y guía de Canes de Seguridad”.

A los canes que trabajan en la búsqueda y detección de narcóticos se los entrena mediante un juego en el que el entrenador esconde una toalla embebida en ácido acético y clorhídrico y el animal debe buscarla  y al encontrarla se sientan en el lugar marcándolo. Los que se entrenan para búsqueda de explosivos deben tener un temperamento tranquilo y cada vez que encuentran pólvora son premiados con alimento.

En cuanto a la formación de los perros, Jorge Raice, subinspector a cargo de la Escuela de Canes, explicó que “la formación del can depende de la especialidad; puede ser un mínimo de cuatro o cinco meses. Nunca se detiene, es un trabajo continuo” y agregó que “los canes no siempre tienen que ser de raza, sino que tienen que tener energía, buen olfato y temperamento sociable.”

Es importante destacar que estos perros sólo atacan si hay un riesgo real para sus guías u otras personas o si reciben una orden en caso de una emergencia, por eso es de suma importancia que cada entrenador cree un vínculo particular con el perro a partir de su cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos